DEBUT DE JIMÉNEZ CABALLERO EN MADRID

29-4-2006

JOSE MIGUEL ARRUEGO

MADRID (España). El novillero Benjamín Gómez ha cambiado una oreja por una cornada en el cuarto novillo del festejo celebrado esta tarde en la plaza de toros de Las Ventas. El torero gaditano, muy participativo en quites durante todo el festejo, ha entendido muy bien al animal de Montealto, un astado cuajado y astifino, que se desplazó poco de salida y al que el diestro de San Fernando ayudó a romper hacia delante.

Después de un meritorio conjunto en el que sobresalió una notable serie con la mano zurda y un emotivo epílogo de naturales de frente, resultó herido al entrar a matar por primera vez, aunque aún tuvo tiempo de dejar una estocada y ver morir a su enemigo antes de ser conducido a la enfermería. Antes, en el primero, ratificó la imagen de novillero cuajado y solvente ofrecida hace apenas un mes y fue ovacionado.

Por su parte, Andrés González y Jiménez Caballero estuvieron voluntariosos en ambos enemigos aunque a sus respectivas labores les faltó limpieza y medida. El manchego, desafortunado con los aceros, trató en balde de llegar al tendido, mientras el debutante Jiménez Caballero enlotó un distraído animal del hierro titular y un sobrero de Soler Escobar que embistió a su aire al que el catalán dejó algún muletazo con estética dentro de un conjunto irregular.

Con cerca de un cuarto de entrada, se han lidiado cinco novillos de Montealto, divisa que hoy adquiría antigüedad, de distinta presentación y juego, y un sobrero de Soler Escobar lidiado en sexto lugar tras devolverse el tercero y correr turno el matador, sin clase. Benjamín Gómez, ovación y una oreja que paseó la cuadrilla; Andrés González, silencio y silencio tras aviso, y Jiménez Caballero, silencio tras aviso en ambos. Una vez roto el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Manolo Camará
Parte médico de BENJAMÍN GÓMEZ

Herida por asta de toro en tercio medio de la cara interna del muslo derecho con dos trayectorias, una ascendente de 15 centímetros y una descendente y hacia dentro de 10 centímetros, que contusiona la arteria femoral. Pronóstico menos grave. Trasladado a la clínica La Fraternidad.